Brasil se fue del pacto migratorio de la ONU que preserva los derechos humanos

11 de enero de 2019

Brasilia. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, confirmó este miércoles que revocará la adhesión al Pacto Migratorio ratificado por su país en diciembre pasado ante la ONU durante la gestión de su antecesor, Michel Temer, y señaló que los extranjeros que ingresen al país deberán cantar el himno nacional y “respetar” la cultura local. La decisión fue comunicada al Ministerio de Relaciones Exteriores, quien orientó al cuerpo diplomático a transmitirla a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), informó la estatal agencia Brasil.

El mandatario utilizó desde temprano su cuenta de Twitter para justificar la decisión a través de una serie de mensajes en los que subrayó que la iniciativa busca la preservación de los valores nacionales.  “Brasil es soberano para decidir si acepta o no migrantes”, dijo el presidente. “Quien venga aquí debe estar sujeto a nuestras leyes, reglas y costumbres, así como deberá cantar nuestro himno y respetar nuestra cultura. No cualquiera entra en nuestra casa, ni será cualquiera el que entre a Brasil vía pacto adoptado por terceros”, escribió.

La argumentación alrededor de la soberanía y los valores nacionales va en línea con lo que defiende el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien Bolsonaro aspira a construir una sólida alianza. Dos de los países que rechazaron adherir al pacto en la ONU fueron Estados Unidos e Israel, con los que el Gobierno de Bolsonaro busca estrechar lazos. Además de Trump y Bolsonaro, son críticos del pacto los líderes políticos de Chile, Sebastián Piñera; Israel, Netanyahu; y Hungría, Viktor Orbán; y el viceprimer italiano, Matteo Salvini, entre otros.

Actualmente Brasil recibe miles de inmigrantes venezolanos desde la frontera de Roraima, en el extremo norte del gigante sudamericano. Bolsonaro aún no ha dejado claro cómo conducirá el tema en ese Estado ni si seguirá con las medidas adoptadas en la gestión de Temer, y por ahora la prensa local solo informó que equipo de técnicos del gobierno viajarán hacia allí la próxima semana para evaluar la situación.

La migración venezolana por el norte brasileño, en Roraima, ha generado momentos de álgida tensión entre ambos países. Con Bolsonaro, es probable que eso empeore.

Bolsonaro ya había expresado su idea de salir del Pacto Migratorio la misma semana en la que fue firmado, pero la decisión recién se oficializó ahora, con la notificación del Ministerio de Relaciones Exteriores a la ONU. Al justificar la decisión, el nuevo canciller brasileño, Ernesto Araújo, aseguró que el país no puede “dejar las puertas totalmente abiertas para que quien quiera entre”. El jefe de Estado pretende la adopción de un “criterio riguroso” para la entrada de inmigrantes en Brasil, país que en los últimos años recibió muchos venezolanos que huyen de la crisis política y social de su país.

“No somos contrarios a los inmigrantes, pero para entrar en Brasil hace falta un criterio bastante riguroso. En caso contrario, en lo que dependan de mí, no entrarán”, aseguró Bolsonaro en una declaración de diciembre, antes de asumir la Presidencia. El líder ultraderechista cuestionó durante la campaña electoral otros pactos globales, entre ellos el Acuerdo de París contra el calentamiento global, y aunque llegó a prometer la salida de Brasil, ya en el poder parece haber reconsiderado su postura.

Al Pacto Global para la Migración Segura, Ordenada y Regular, que establece orientaciones específicas para la recepción de inmigrantes preservando el respeto a los derechos humanos sin asociarlo a las nacionalidades, adhieren 181 de los 193 países que integran la ONU. A fines de 2017, existían casi 25,4 millones de refugiados en todo el mundo. Actualmente, sólo diez países acogen al 60% de las personas en esa situación. Sólo Turquía alberga a 3,5 millones de refugiados, más que cualquier otro país del mundo.

Fuente: Rosarioplus.com