Con miras a la vuelta a clases, limpian escuelas rurales y de pueblos en la provincia

28 de julio del 2020

Las tareas de limpieza y acondicionamiento de escuelas rurales y de pueblos pequeños de Santa Fe se iniciaron este lunes con el retorno al trabajo de asistentes escolares y personal de maestranza, en un primer paso hacia la vuelta a las clases presenciales que podría darse en agosto.

Desde la provincia indicaron que «es una primera aproximación» para ver el estado de los edificios y sus entornos.

En el caso de algunos establecimientos, se relevará la necesidad de arreglos de mantenimiento y trabajos de desmalezamiento de patios, especialmente en las escuelas rurales.

La titular del área, Adriana Cantero, adelantó la semana pasada que a mediados de agosto podrían retomarse la actividad presencial en unas 400 escuelas del distrito, aunque en un primer momento no serán parte de ese retorno las de las principales ciudades.

Todavía resta la confección y aprobación de los protocolos sanitarios que deberán ponerse en práctica para cuidar la salud de trabajadores y alumnos y en ese sentido habrá reuniones con los gremios, que por su parte ya pidieron que en simultáneo se discuta la política salarial.

Rodrigo Alonso, secretario general de la seccional La Capital de la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé), le dijo a Télam que los trabajadores quieren discutir al mismo tiempo «los protocolos en paritarias, para acordar de qué manera se piensa la vuelta a las clases presenciales», pero «esa discusión tiene que darse en simultáneo con la de una recomposición salarial».

Las autoridades piensan en un retorno gradual de las clases y resta definir si abarcará a todos los grados o si prospera la idea que en primer término las retomen los chicos que este año comenzaron el ciclo primario y los que deberían concluirlo.

En cuanto al tipo de establecimientos, se habla de escuelas de parajes rurales y pueblos pequeños donde no se hayan registrado casos de coronavirus, es decir del centro al norte de la provincia.

Cantero habló de los conceptos de «semipresencialidad» y de «burbuja comunitaria» y en ese sentido dijo que se priorizará la salud de la comunidad educativa y aquellos lugares donde la conectividad muestre falencias.

También se prevé que no haya traslados de una localidad a otra tanto de alumnos como de docentes, lo cual también representará un condicionamiento.

De todas maneras, la ministra ya adelantó en entrevistas periodísticas que todo lo programado tendrá vigencia mientras la evolución de la pandemia en la provincia sea como la de los últimos días.

Fuente:Rosario.telefe.com